Diario de un adolescente, por Carmen de la Bandera

Diario de un adolescente, por Carmen de la Bandera

Me han encerrado. Sí, literalmente. No puedo, no podemos, salir de casa. ¿Quién lo manda? Un bichito, con mucho poder. Un bichito al que nadie ve pero que ha sido capaz de ordenar al mundo entero que nos encerremos y nos amenaza: el que no cumpla la orden puede morir. ¡Toma ya!

¿Cómo se llama ese ser maligno? Es un maldito virus con el nombre “corona” muy bien puesto. Yo hago la siguiente deducción: ¿quién lleva la corona? Los reyes, los que mandan. Este se parece a aquellos reyes de la Edad Media con poder absoluto que daban la orden: te encierro y si no obedeces te mato a ti y a toda tu familia.

Lo peor de esta condena es tener que aguantar a mi padre. Sus órdenes: “Aprovecha para estudiar, para leer, no estés todo el día pendiente del móvil… “Déjame en paz” –le digo– “¿Me meto yo en lo que tú haces? Ya la tenemos liada. Se cree que porque me ha traído al mundo (por cierto, yo no se lo pedí, fue de un “polvo” bien aprovechado) tiene derecho a manipular mi vida”.

Me acuerdo de mi amigo “el Butano”. Sí, el mote se lo pusimos porque dice que su madre le pega con la goma del butano. No me extraña, el ambiente de su casa es patético: padre alcohólico, borracho y maltratador. La pobre mujer debe estar harta de marido, de hijos y de la vida. Con todo, mi amigo es una buena persona. ¿Cómo va a estudiar? En ese ambiente es imposible. Él se pasa el día en la calle. No quiero pensar los días que estará pasando.

 

 


María Carmen de la Bandera es autora de una quincena de obras entre las que destacan Un hoyo profundo al pie de un olivo, y Renuncio a Satanás, obra de próxima publicación.

Más información en https://www.delabandera.com/

Aprender a mirarse, por Saúl Jesús Cano Peralta

24/04/2020

Primavera 2020 viral, por Toñy Pozueta

24/04/2020